Descubre la belleza de San Bartolomé de Tupe



Tras una larga caminata, uno puede llegar a Tupe, mágico pueblo ubicado en Yauyos, provincia de Lima.
san-bartolome-de-tupe-turismo
El verdadero nombre de este pueblo es San Bartolomé de Tupe y para llegar hasta él hay que atravesar un camino empedrado de seis horas desde Catahuasi, Cañete. La proeza mayor de los tupinos es conservar la lengua jaqaru, pues en ninguna parte del mundo se sigue utilizando, salvo en este pequeño pueblo.
Un destino imprescindible para el visitante es Tupinachaka, conocida también como Tupe Vieja, que es una montaña de piedra que protege al pueblo. Por esa razón, es una costumbre ofrendarle con pisco y maíz cada cierto tiempo. Visita ruta y conoce cómo llegar hasta este maravilloso lugar, si deseas saber más de las costumbres de Tupe, haz click aquí.

Rutas

Tomar un bus desde Lima a Cañete, aproximadamente 2 horas y media de recorrido. Luego, en Catahuasi (último pueblo de Cañete) iniciar el camino hacia Tupe, las primeras tres horas serán en auto hasta el poblado de Ayza, luego el trayecto tendrá que hacerse a pie hasta Tupe, adicionándose tres horas más de camino.

Más info

San Bartolomé de Tupe está localizada a 2830 msnm, posee un clima cálido durante el día y por las noches el frío penetra los hogares. Esencialmente es una comunidad que se dedica a la ganadería, debido a la abundancia de pastos para los animales. En cuanto a la agricultura es prácticamente para el consumo interno, sobre todo con alimentos como: papa, maíz y oca.
 Los tupinos tienen la dicha de conservar  un legado para la humanidad: la lengua jaqaru, que siglos atrás fue la más importante de la región, llegando incluso a utilizarse en Lima y Ayacucho. Aunque las constantes luchas en el Perú prehispánico contribuyeron a que el quechua desplace a las otras lenguas, entre ellas la de los tupinos.
En la actualidad, los ancianos de Tupe son los que mantiene la tradición de hablar en esta lengua, aunque una iniciativa del Ministerio de Educación permite a los maestros del lugar aprenderla, para luego enseñarla a sus alumnos, con el propósito principal de no permitir la muerte del jaqaru.


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *