Las 10 cosas que debes comer en tu viaje Perú



En años recientes, la ecléctica cocina peruana ha ganado prestigio como una de las mejores cocinas del mundo. Pero aunque la quinua y el pisco sour han pasado a ser favoritos en todo el mundo, las especialidades peruanas aún se encuentran en su país natal. Aquí te presentamos las top 10 comidas que debes probar en tu próxima visita al Perú:

1. Ceviche

La helada Corriente de Humboldt que recorre el Océano Pacífico en la costa del Perú provee uno de los ecosistemas marinos más ricos del mundo. Si el Perú tuviese un plato oficial, probablemente sería este preparado de pescado crudo marinado con jugo de limón. El ácido de la fruta “cocina” el pescado, dándole un delicado sabor y una suave consistencia. El plato usualmente es sazonado con cebolla roja y ají, y servido (usualmente en el almuerzo) con camote o choclo, un maíz blanco de los Andes con granos del tamaño de una moneda. Los gastrónomos más audaces pueden beber el marinado sobrante, que es conocido como “leche de tigre”.



2. Cuy

No hay manera de suavizarlo. Este animal es criado en muchas casas de los Andes, pero recibe un nombre diferente en otros países: conejillo de indias. (Una muestra de qué tan importante es esta comida para la dieta rural: en una catedral en Cusco hay una réplica de la Última Cena de Da Vinci, en la que Cristo y sus 12 discípulos están sentados alrededor de un plato de cuy). La carne, que suele ser muy huesuda, usualmente es cocida o grillada sobre un asador y servida entera —usualmente con la cabeza del cuy incluida. Tiene un sabor placentero y fuerte, como el de un conejo o un ave de caza.

3. Causa

Quien visite cualquier mercado en el Perú siempre encontrará dos cosas —cientos de variedades de papas, que se originaron acá (Chile, país rival del Perú, también dice haber sido su país de origen), y montones de avocados tan grandes como para deslizar por un tobogán. La causa tradicional utiliza estos dos ingredientes en una suerte de cacerola, que luego es tajada y servida fría. Otras capas pueden tener atún, carne o un huevo sancochado.

4. Lomo saltado

Cientos de años antes que alguien escuchase sobre la cocina fusión asiática, muchísimos inmigrantes chinos llegaron a Perú buscando trabajo. Las técnicas e ingredientes que añadieron al vocabulario culinario del Perú se ejemplifican en este riquísimo híbrido frito, donde el lomo, los tomates, los pimientos y la cebolla son mezclados en una sartén con sillao y papas fritas. No es un plato para quienes evitan comer carbohidratos, pues suele ser servido sobre arroz blanco.



5. Ají de gallina

El ají amarillo le presta su color —similar a las plumas de Tweety— así como su picante a muchos platos peruanos. Entre estos platos se encuentra este riquísimo estofado hecho con pollo y leche evaporada, y espesado con miga de pan blanco. Una alternativa vegetariana con un sabor similar es la papa a la huancaína, papa sancochada con una cremosa salsa amarilla.

6. Anticuchos

Estas brochetas de carne a la parrilla (similares a los kebabs) se sirven por todo el Perú. Los restaurantes de lujo los ofrecen como entradas o aperitivos. Los vendedores de la calle los venden cubiertos de una salsa ajo. Aunque casi cualquier carne puede prepararse de esta manera, la forma más tradicional de anticuchos se hace con corazón de res, una práctica que parece ser de los días en que los conquistadores españoles consumían los mejores cortes de la vaca y dejaban los órganos a sus esclavos.

7. Rocoto relleno

Este plato se asocia a Arequipa, la segunda ciudad más grande del Perú, pero se sirve en todas partes. lo que parece ser un pimiento rojo común es en realidad un feroz Capsicum pubescens (por lo menos diez veces más picante que el jalapeño cuando está crudo, pero se sancocha para reducir sus propiedades termonucleares), relleno de carne molida con especias y huevo duro. Esto se cubre con queso blanco derretido, se hornea y se sirve entero.

8. Alpaca

En otros lados, la alpaca sólo define es lana cara que se utiliza para hacer chompas y medias. En las montañas andinas, este camélido (y primo menor de la llama) ha sido fuente de carne desde hace siglos. Su sabor es similar al del búfalo; algo más gomoso que la res y bajo en grasas. La falta de grasas en la alpaca hace excelente charqui, que es otra innovación culinaria del Perú. (La palabra es de origen quechua y significa “quemar”).

9. Lúcuma

Mientras que la cocina peruana es famosa por sus platos sabrosos y picantes, los peruanos también aman los dulces —y esto es evidente por la popularidad de la Inca Kola, una gaseosa con sabor a goma de mascar. La lúcuma es una fruta que parece un mango, pero tiene un sabor similar a la miel de maple. Usualmente se emplea en postres, y es muy popular en un tipo de helado.

10. Pollo a la brasa

Esta versión peruana del pollo rostizado es tan deliciosa —y tan popular— que ahora se puede comer en varias ciudades alrededor del mundo. El secreto es sazonar el pollo en sillao y pimiento rojo, ajo y comino, lo que le otorga a la carne un sabor salado y humeante. Suele ser acompañado de papas fritas, pero también puede tener una guarnición de yuca frita, un tubérculo correoso que se mantiene erecto aún luego de embadurnarlo de las salsas que acompañan al pollo a la brasa.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *