Lugares para visitar en Cusco



Es una de las ciudades más visitadas de nuestro país. El Cusco cuenta con una infinidad de atractivos turísticos cercanos que han encantado al mundo entero.

cusco-turismo

Uno de los principales es Sacsayhuamán, que posee murallas de 300 metros de longitud hechas con rocas de hasta 5 metros de altura y 350 toneladas de peso. Puedes recorrer todo el templo, incluidos túneles subterráneos y anfiteatros, apreciar la precisión con la que fueron encajadas las piedras, así como observar la singular vista panorámica del Cusco que se tiene desde ese lugar.



Otro complejo arqueológico próximo es Qenko. Construido alrededor del año 1500 d.C., fue un centro ceremonial donde se rendía culto al Sol, la Luna y las estrellas. Posee un anfiteatro con 19 hornacinas y presenta un ingreso en forma de laberinto hacia galerías subterráneas. Otro atractivo de la zona es Pukapukara, complejo arqueológico que se cree sirvió como sitio de descanso al Inca. Entérate de más actividades y lugares para visitar aquí.

Rutas

Desde Lima puedes llegar al Cusco tomando un vuelo de una hora de duración. Si decides ir en bus público o auto particular, se arriba en 20 horas siguiendo la ruta Lima – Nasca – Puquio – Abancay – Cusco. La vía es totalmente asfaltada. Otra alternativa es hacer la ruta Lima – Arequipa – Cusco. En este caso el periplo demora 26 horas.

Más info

 En las afueras de Cusco puedes visitar Tambomachay, que destaca por su arquitectura. Es un templo repleto de acueductos, canales y cascadas que siguen funcionando a pesar de los años. Los lugareños aseveran que quien bebe del agua asegura su retorno al Cusco en el futuro, por ello, ir allí y tomar un poco de su cristalina agua es casi obligatorio para cualquier visitante.

Pero el legado colonial también se hace presente en el ‘Ombligo del mundo’. Las construcciones que perduran de esa época son el Koricancha, donde se erige el Templo y Convento de Santo Domingo, la Catedral, el Templo de la Compañía de Jesús, los templos y conventos de La Merced, Santa Catalina y San Francisco, etc.



Otros puntos de visita obligada son la Piedra de los Doce Ángulos, ubicado en el muro perimetral del Palacio Arzobispal cusqueño, en la calle Hatun Rumiyoc; así como el Barrio de San Blas, donde los artistas locales ofrecen lo mejor de su trabajo: esculturas, pinturas, joyas, textiles, tallados de madera o piedra, etc.

Si deseas practicar algún deporte de aventura, como montañismo y escalada, debes visitar las cordilleras Vilcanota y Vilcabamba. En ellas se encuentran los nevados Ausangate (6,372 msnm), Salcantay (6,271 msnm), Verónica (5,850 msnm). En la zona del Valle Sagrado existen nevados de menor dificultad como el Chicón (5,600 m.s.n.m.) y el Sahuasiray (5,777 msnm), entre otros.

La bicicleta de montaña es también una excelente alternativa para recorrer los restos arqueológicos cercanos a la ‘Ciudad imperial’. Las bicicletas se pueden alquilar por horas o días en las agencias cercanas a la Plaza de Armas.

Cusco cuenta con un clima semi-seco y frío. La temperatura media anual máxima es 19,5°C y la mínima de 4,2°C. La temporada de lluvias se inicia en noviembre y concluye en marzo, época en la que las montañas se cubren de verde. Entre junio y julio son comunes las ‘heladas’ (frío intenso) en las que se han reportado nevadas muy ocasionales.

El Camino Inca

En la época incaica, los súbditos del Inca se encargaron de construir todo un conjunto de caminos que unían el imperio, los cuales se unen o tienen como punto en común a la ciudad del Cusco. Uno de estos caminos que es el preferido por los turistas para practicar trekking y enredarse en un mundo enigmático y bello, es el Camino Inca.

¿Dónde se encuentra el Camino Inca?

Se conoce como Camino Inca al recorrido que se hace desde Piscacucho, lugar donde se debe cruzar el puente que cuelga sobre el río Urubamba. Otros prefieren iniciar el recorrido en Quri Wayrachina, a la altura del kilómetro 88 de la línea férrea que va de Cusco a Quillabamba, y que se sigue en dirección al Santuario Histórico de Machu Picchu.

¿Cómo es?
El Camino Inca tiene como medida 4 m de ancho, como máximo, y su clima es templado durante casi todo el año; aunque, si quiere realizar el trekking, le recomendamos hacerlo durante la estación seca, entre abril y octubre, pues de noviembre a marzo las lluvias son características en la zona y puede hacer de este un medio peligroso por lo resbaladizo que se torna su suelo.

Cuando uno recorre el Camino Inca se maravilla de todo lo que ve a su alrededor, empezando por la flora realmente exótica; por ejemplo, podrá ser testigo de más de 250 especies de orquídeas. Además, la fauna es sumamente asombrosa, podrá ver reptiles como el jergón, lagartijas, ranas y muchos animales andinos y de la selva que que subsisten en este camino.

Lo maravilloso de este camino, es que también podrá observar unos antiguos asentamientos incaicos elaborados a base de granito labrado como Wiñay Wayna. También, el turista pasará por dos lugares muy altos:

  • Huarmihuañusca (’paso de la mujer muerta’) a unos 4200 msnm, y
  • el ingreso a Machu Picchu, a través del Inti Punku (’puerta del sol’).

¿Cómo llegar al Camino Inca?

Antes de iniciar esta caminata, es sumamente importante que lo haga acompañado de un guía turístico especializado; puesto que, se debe conocer esta vía con la más suma precisión. Una vez acompañado por su guía, podrán seguir el Camino Inca que puede se iniciado en Piscacucho, cruzando el puente colgante que pasa por sobre el río Urubamba, se sigue caminando durante una hora y se llega a las ruinas de Miskay. Desde este punto se sigue hacia la ciudadela de Llaqtapata, elegantemente vestida con andenes de quinua y maíz. Se debe cruzar otro puente colgante que nos conducirá al valle de Cusichaca, en el que nos encontraremos con un baile de eucaliptos.

Después de esto, seguiremos por un desvío hacia Quri Wayrachina, que está a la altura del kilómetro 88 de la línea férrea que va de Cusco a Quillabamba y que cuenta con unos altares hechos de piedra que tienen imágenes que han sido esculpidas, los cuales servían para la realización de ceremonias religiosas. Luego pasaremos por el complejo arquitectónico de Patallacta, para seguir por el valle del Huayllabamba, Llullucha, Warmiwañusca, el valle de Pacamayo, Runkuraqay, Sayaqmarca, Phuyupatamarca, Wiñayhuayna, para así llegar a la ciudadela de Machu Picchu.

Se debe tener en cuenta que durante los dos primeros días de recorrido, el clima es seco y se puede observar un paisaje andino, con la presencia de montañas, riachuelos y nevados. Durante los dos últimos, húmedo. En el tercer día, el paisaje a observar es como un bosque, lleno de vegetación que se torna tropical, puesto que ya se está en la ceja de selva.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *