Viaje en familia: Cusco



Nunca es demasiado pronto para conocer una de las ciudades más importantes de nuestro país: Cusco. Por eso, en este post te contamos cómo recorrer la Ciudad Imperial con los más pequeños de la casa.

Dónde quedarse

La oferta hotelera de Cusco es muy variada y siempre encontrarás uno que se ajuste a tus necesidades. Uno de los más conocidos para el turismo familiar es The Garden House, ubicado cerca de la ciudad pero alejada del ruido. Además de ser un apacible establecimiento, la dueña del hotel los hará sentir como en casa. Otra buena opción es el hotel Tierra Viva Cusco Saphi, en el centro de la ciudad.

Además de los hoteles citadinos, también encontrarás numerosos establecimientos en los pueblos más turísticos y en el Valle Sagrado, todo depende de dónde prefieras quedarte. Hay que tener en cuenta que para ascender temprano a Machu Picchu -lo más recomendable- deberás hospedarse en el pueblo de Aguas Calientes la noche anterior.

Machu Picchu

Como toda visita a la Ciudad Imperial, visitar la ciudadela de Machu Picchu es una obligación. Desde la ciudad puedes tomar un tren hasta el pueblo de Aguas Calientes, casi al pie de las ruinas. Se puede realizar una caminata hasta la ciudadela, para lo que tendrás que ascender durante hora y media o dos horas. Pero si viajas con niños es más práctico tomar los buses, cuyo costo es alrededor de S/. 30 ida y vuelta para un adulto y S/. 15 para un niño.

Otra ruta alternativa para llegar a Aguas Calientes es tomar un tren o un bus hacia Ollantaytambo, y desde ahí el tren hasta la pequeña ciudad. Luego todo dependerá de que la familia se levante a tiempo, para no perderse el amanecer en las ruinas.

Qué visitar

Debido a que puede resultar un poco tedioso para los más pequeños de la familia visitar demasiados centros arqueológicos, es importante elegir bien qué sitios visitamos. Además buscar datos curiosos que puedan interesarles.

 

Un lugar que puede llamarles la atención son los andenes de Moray, en la ruta de Cusco hacia Urubamba. La cadena de andenes circulares y concéntricos ofrece un paisaje sorprendente. También es posible visitar Pisac y su divertido mercado local, donde encontrarán artesanías y recuerdos del viaje. Este pintoresco pueblo se encuentra a hora y media de la ciudad.

 

Otro lugar infaltable es la fortaleza de Sacsayhuamán, ubicada a sólo dos kilómetros de la ciudad. Aquí se pueden realizar paseos a caballo para conocer las ruinas. El recorrido suele empezar en el complejo arqueológico de Sacsayhuaman, luego pasa por Q’enqo y Puca-pucará y termina en el complejo de Tambomachay, donde veremos un interesante sistema de canales y acueductos.

Sigue con nosotros para conocer más destinos familiares en nuestro mágico Perú.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *