Viaja y conoce la Huacachina en Ica



Un oasis natural se ubica en medio de las blancas arenas del desierto iqueño. La Huacachina se constituye como la fuente de agua que refresca el alma de los visitantes.

huacachina-turismo

Su transformación en uno de los más exclusivos balnearios peruanos se dio alrededor de 1940. Se construyeron casas, hoteles y se levantó un hermoso malecón con alamedas. Hoy todavía mantiene la elegancia de sus mejores épocas y continúa siendo un excelente lugar para pasar momentos de relax y esparcimiento en compañía de la pareja, familia o amigos.



En los últimos años han tomado especial importancia las dunas que rodean el oasis, pues son excelentes zonas para practicar deportes de aventura como el sandboard (tabla de arena) y el motocross, así como manejar autos tubulares. Surgida por el afloramiento de corrientes subterráneas, la Huacachina presenta abundante vegetación compuesta de palmeras, eucaliptos y huarangos, que sirven para el descanso de las aves migratorias. Algunos lugareños atribuyen propiedades curativas a sus aguas.

Rutas

La Huacachina se ubica a escasos 5 Km. al oeste de la ciudad de Ica. Hay transporte frecuente hacia el oasis. Se cruza esta vía en solo cinco minutos. Para llegar a Ica, capital del departamento del mismo nombre, se debe viajar 303 km a través de la carretera Panamericana Sur. Ir por ese trayecto demora aproximadamente cuatro horas.

Más info

Tan especial paraje no podía estar ajeno a misteriosas historias sobre su origen. Una sostiene que una hermosa doncella del pueblo de Tacaraca llegó al lugar para llorar la muerte de su amado, un general incaico. Sus lágrimas formaron lentamente la Huacachina.



En otra, una princesa, también apenada, cavó un pozo a fin de enterrar allí el nombre de su adorado. Cierta vez regresó, un espía la vio y la quiso atrapar. La mujer corrió y, mientras lo hacía, los trozos de tela de su vestido rasgado se convirtieron en arena, su espejo en laguna y ella en una sirena. Eso sí, todas las versiones coinciden en que aún se pueden oír sus lamentos en las noches de luna nueva.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *