TURISMO EN CHANCHAMAYO



Chanchamayo es una de las nueve provincias que conforman el Departamento de Junín, el cual se encuentra actualmente bajo administración regional de Junín. Perú es un país lleno de diversidad natural y comparte, con Ecuador, el norte de la Cordillera de los Andes. Ambos pertenecieron al Imperio Inca y su población indígena es de suma importancia por su valor histórico, que se encuentra presente en cada rincón de esta maravillosa nación.

La provincia de Chanchamayo, cuya población estimada para el año 2015 es de 204.035 habitantes, limita con el Departamento de Pasco al norte; al sur con la Provincia de Jauja; al este con la Provincia de Satipo y al oeste con la Provincia de Tarma. Fue fundada gracias a la creación de la Ley N° 21941 del 24 de septiembre de 1977, bajo el gobierno del Presidente Francisco Morales Bermúdez, siendo su capital la ciudad de La Merced. Abarca unos 4.723,4 kilómetros cuadrados de superficie, lo equivalente a un 10.69% del total de la superficie del Departamento de Junín.



 

Ahora bien, en cuanto a sus atributos como región, es importante mencionar que el clima es rico: húmedo y cálido, con abundantes precipitaciones tropicales. La flora y fauna son muy atractivas, muy semejantes a las del resto de la cuenca del Amazonas. Entre las plantas, son de gran importancia económica los árboles como el quino, el caobo, el cedro, el ébano y otros, de los cuales se obtienen maderas para la construcción y de muebles. Asimismo, abundan la zarzaparrilla, la vainilla, y muchas plantas medicinales.

 



Sobre su historia, se sabe que el territorio que conforma esta provincia sería recorrido por primera vez en el siglo XVII, cuando las misiones se aproximaban a estas tierras con el propósito de difundir la fe cristiana. Posteriormente, hubo varios intentos de colonización de este territorio a lo largo de los siglos siguientes, hasta la República, con la creación de haciendas.

 

Chanchamayo es un hermoso lugar lleno de espacios naturales entre los cuales destaca la “Catarata el Tirol”, una de las caídas de agua más encantadoras que se pueden apreciar en todo Perú, e incluso entre varios países latinoamericanos. La catarata es de unos treinta metros de altura y para llegar a ella es necesario realizar una caminata de 45 minutos, recompensada por la posibilidad de darse un “chapuzón” en la fosa que da origen a la caída de agua. Se trata de un lugar mágico donde pueden tomarse espectaculares fotografías, así como disfrutar de los comercios locales que ofrecen productos hechos de la mano de los pobladores de la zona.

 

También, se encuentra el Santuario Nacional Pampa Hermosa, que se ubica entre Tarma y Chanchamayo. El espacio que comprende este santuario es muy importante para la nación, principalmente porque ahí se conservan algunas muestras de lo que fue el Bosque Montano Tropical; se pueden apreciar muchos bosques de árboles y cedros altos como los mencionados anteriormente. Por último, en este lugar se albergan algunas especies animales que se encuentran en peligro de extinción, como es el caso del oso andino.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *