Tour : Un día en Lima



Cuadró mal el itinerario de viaje, le tocó hacer una escala muy larga, fue de negocios y solo tiene un día libre… Lo que sea que le haya pasado, supongamos que no va a estar más de 24 horas en Lima y quiere conocerla. No le garantizamos que vaya a hacerlo en tan poco tiempo, pero al menos se podrá empapar de la capital del Perú y querrá volver con tiempo para descubrirla. Este es un pequeño tour que podrá hacer en su día en Lima.

Por la mañana

En las mañanas todo es más calmado para el turista, así que sus opciones son culturales. Puede visitar la ciudad arqueológica de Pachacamac, erigida en honor al Dios del mismo nombre, considerado el creador del Universo. Allí podrá ver construcciones que van desde el siglo III hasta poco antes de la llegada de los españoles. El templo de Pachacamac, el adoratorio del dios Sol y el Palacio de las Mujeres Escogidas, además de un museo que lo explica todo el significado del sitio, son paradas obligadas. Allí tendrá tiempo para entretenerse toda la mañana. El lugar está ubicado en la margen derecha del valle de Lurín, cerca al río del mismo nombre y próximo al mar, apenas a las afueras de Lima.

Almuerzo y media tarde

Hora de visitar el centro de Lima, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1991. Apenas separadas por unas pocas cuadras, la zona colonial guarda sorpresas como el Santuario Santa Rosa de Lima (Patrona del Perú y primera Santa de América); luego será hora de visitar Plazuela Santo Domingo, donde podrá comprar artesanía típicas a buen precio (no se puede volver a casa con las manos vacías). Tómese un descanso en el Pasaje Santa Rosa. Coma, admire la arquitectura colonial intacta y enfile hacia la Plaza de Armas, sede de edificios emblemáticos como el Palacio Arzobispal, el Palacio de Gobierno. Cierre el recorrido histórico por la Basílica y Convento de San Francisco, donde se encuentran las catacumbas del mismo nombre. En estas tumbas del siglo XVI aún es posible ver hoy restos óseos.

Atardecer y noche

El atardecer puede pasarlo en el Parque de la Reserva, donde se encontrará con el Circuito mágico del agua. El nombre no puede estar mejor puesto, ya que cuenta con trece fuentes computarizadas (el chorro de una de ellas alcanza los 80 metros de altura) que hacen un espectáculo de música, color e imágenes. Luego de esto estará usted listo para pasar el resto de noche en el distrito de Miraflores. Ya habrá oscurecido, así que no podrá disfrutar las atracciones que se encuentra en el día, tipo vuelo en parapente o el Museo del oro de Perú (a menos de que obvie la visita al centro de la tarde y vaya directo al distrito después de su visita a la ciudad arqueológica de Pachacamac). Igual, a la hora que vaya tendrá un sinnúmero de planes para hacer. Acantilados que dan al mar, centros comerciales, bares, restaurantes, tiendas de lujo. Por su belleza e infraestructura, Miraflores es la zona preferida por los turistas de placer y, no importa la hora que escoja, no ir sería un pecado.

 



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *