Santuario Nacional de Huayllay : El bosque de piedras más grande del Perú



A solo 40 kilómetros de Cerro de Pasco, la capital del departamento de Pasco se encuentra el Santuario Nacional de Huayllay. Esta área natural protegida alberga uno de los bosques de piedras más extensos de todo el mundo y es posible visitarlo en un solo fin de semana. Estas rocas, en su mayoría volcánicas, han sido moldeadas por el agua y el viento durante muchos años, dando como resultado esculturas con formas de animales y objetos que cualquiera con un poco de imaginación puede reconocer. Se pueden tomar tres diferentes rutas para llegar a Huayllay, por la Carretera Central, pasando por Huaral y pasando por Canta. La que pasa por Canta es la más escénica, pues la última parte del camino está acompañada de lagunas de muchos colores llamativos. Desde el pueblo de Huayllay, se toma un camino con dirección al cementerio, y después de 20 minutos está el Santuario Nacional de Huayllay, en donde se encuentra el bosque de piedras que lleva el mismo nombre.

El Bosque de Piedras de Huayllay se encuentra a más de 4000 metros sobre el nivel del mar, por lo que un refugio caliente y buena comida son necesarios. Alcibíades Cristóbal, quien se dedica al turismo en la zona, vive ahí desde que nació, y cuenta “aquí nací, crecí y me acostumbré”, pero sabe que los que vamos de Lima no estamos acostumbrados a las condiciones extremas de los Andes. Es por eso que Alcibiades construyó un pequeño refugio con camas y muchas frazadas, en donde los turistas suelen pasar la noche. Además, tiene un restaurante en el que ofrece sopas, torrejas de verduras, mates y una deliciosa cachanga recién hecha. Todo el que ha ido al bosque de piedras de Huayllay conocen a Alcibiades, y este lugar no sería lo que es sin su presencia. Él se encarga de transmitir su pasión por el bosque de una manera única, a través de explicaciones, mitos y leyendas. Vale la pena contratarlo como guía en cualquiera de los 7 recorridos que se pueden hacer dentro del Santuario.



 

Uno de los principales atractivos dentro del Santuario Nacional de Huayllay es la laguna Japurín. Japurín significa “no vayas solo”, pues hay muchas historias sobre de eventos sobrenaturales que pasaron en esta laguna. A pesar de eso, hacer paddle y tener otra perspectiva del paisaje, vale totalmente la pena. El frío, la altitud y el viento juegan en contra de cualquier valiente, pero con un buen wetsuit y la mente positiva, todo el posible. Otro deporte muy practicado en los alrededores del santuario es la escalada en roca. Todo tipo de escaladores visitan este lugar, desde los que recién están aprendiendo, hasta los más experimentados, pues hay muchas rutas de diferentes niveles de dificultad. No hay servicio de guiado o clases para escalar en la zona, por lo que es mejor coordinar antes con empresas dedicadas a eso, que provean de guías y de todo el equipo de seguridad.

Las posibilidades de diversión en el bosque de piedras de Huayllay son muchas, desde descansar con una vista espectacular, hasta un deporte que requiere mucho esfuerzo físico, como la escalada. Lo que nadie que visite este lugar debe dejar de hacer es visitar las formaciones rocosas junto a Alcibiades y dejar volar la imaginación hasta encontrar todo tipo de figuras.





Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *