Que visitar en Arequipa Peru



Arequipa es de esas ciudades cuyo casco antiguo te enamora a primera vista. Uno no sabe bien por qué, pero pasa. No es la primera ciudad colonial que visitamos, pero tiene algo que la hace especial. La particularidad de sus construcciones blancas, realizadas en sillar (una piedra de origen volcánico de color blanco), tiñen todo el paisaje de una monotonía que no aburre.

Recorriendo Arequipa

Recorrer sus iglesias y conventos, sus calles, callecitas y plazas, sus restaurantes y los paisajes de sus alrededores hicieron que nuestro paso por la ciudad sea uno de los que más recordamos.
Las más de 330 hectáreas que ocupa el casco histórico fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad, por la Unesco. Entre este patrimonio se destaca la arquitectura religiosa de la época del virreinato y de la república. Entre la misma es posible visitar:

    • La Catedral, un edificio construido en 1621, pero que sufrió varias modificaciones en el transcurso del tiempo. En su interior llaman la atención los coloridos vitrales, las grandes esculturas de madera y el órgano de 12 metros de altura y 1500 pipas.
    • El Monasterio de Santa Catalina, al que muchos describen como “una pequeña ciudad dentro de otra ciudad”, ya que en su interior hay calles y plazas. Este monasterio fue construido para albergar a las hijas de las familias españolas más distinguidas, que tenían una vocación religiosa.
    • El Museo Santuarios Andinos de la Universidad Católica de Santa María, cuyo principal atractivo es la llamada Dama de Ampato o momia Juanita: una niña cuyo cuerpo fue encontrado congelado, en 1995, por el andinista Miguel Zárate y el arqueólogo Johan Reinhard, en la cima del volcán Ampato. La niña formó parte de la Capac cocha, una ceremonia inca donde se ofrendaba lo mejor del imperio como ceramios, textiles y seres humanos.
    • Si bien la Plaza de Armas es otro lugar imperdible en la ciudad, al que recomendamos visitar tanto de día como de noche, uno de los rincones que más nos atrapó es el barrio de San Lázaro. Considerado uno de los primeros barrios de la ciudad, fue donde se asentaron los primeros españoles antes de la fundación de la misma. En la actualidad atrae cada vez a más turistas y fotógrafos. Es que la prolijidad de sus callejones, pasajes y callejuelas, con pisos de adoquines y paredes de color blanco, con masetas y flores para darle el toque de color justo, invitan a fotografiar cada uno de sus rincones. Caminar lentamente por sus callejones, descansar en alguno de sus bares y esperar el atardecer es una excelente manera de terminar un día de paseo.
    • Si queremos tener una vista panorámica de la ciudad y de los hermosos volcanes que la rodean podemos llegar hasta el mirador de Yanahuara, a unos 2 kilómetros aproximadamente de Arequipa. El mirador fue construido en el siglo XIX y sus arcos están realizados en sillar.
    • Los que más entienden de gastronomía aseguran que las especialidades arequipeñas son de las más recomendadas del país. Los lugares donde se sirve esta comida son conocidos como “picanterías”, principalmente por la utilización de condimentos como el ají rojo. Así que una buena manera terminar nuestra visita a esta hermosa ciudad es disfrutar de una buena cena en alguna de sus picanterías más famosas.


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *