Mal de altura: qué es, síntomas y recomendaciones



Muchos destinos de Perú llevarán a los viajeros a terrenos de gran altitud. Sitios en los que se encontrarán hermosos paisajes, restos arqueológicos, exquisita gastronomía, la simpatía de su gente pero donde, también, se puede sufrir del mal de altura.

¿Qué es el mal de altura?

El mal de altura, también conocido con el nombre de mal agudo de montaña (MAM), mal de montaña, yeyo, soroche o apunamiento, es la reacción del cuerpo ante la falta de adaptación a la hipoxia, es decir, falta de oxígeno.

Esto sucede dado que a más altitud, más baja la presión de oxígeno. Entonces, a medida que se asciende se produce una disminución progresiva de la presión atmosférica y, en consecuencia, también del oxígeno. Se inspira menor cantidad de éste y es allí donde se produce la hipoxia.

Por tal motivo, los síntomas pueden llegar a aparecer a los 2500 metros sobre el nivel del mar y, cuanto más alto, más rápido se notará y más se sufrirá.

Cuáles son los síntomas

Algunas personas tienen la suerte de adaptarse sin problema a las alturas pero, otras, comienzan a sentir diferentes signos del mal de montaña. Así, entre ellos pueden aparecer los siguientes:

  • Mareos
  • Cefalea ( intenso dolor de cabeza).
  • Náuseas y vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Agotamiento físico.
  • Trastornos del sueño, que pueden manifestarse como somnolencia o insomnio, además de la posibilidad de sufrir episodios de disnea súbita nocturna, eso quiere decir despertarse bruscamente con sensación de ahogo.
  • Fatiga o agotamiento físico
  • Trastornos digestivos
  • Agitación
  • Falta de apetito

Por su parte, los casos más graves pueden causar Edema Pulmonar de Altitud y Edema Cerebral de Altitud.

Consejos para combatirlo

Si se tiene la posibilidad, será una buena idea realizar una aclimatación. ¿Cómo? Realizando un ascenso gradual a partir de los 2000 metros sobre el nivel del mar. Este es un consejo ideal para quienes realizan caminatas o escalan. Otra manera es la de descansar una vez que se llega al destino, no realizar esfuerzos como mínimo por 24 horas.

  • Otras recomendaciones son:
  • Dormir bien
  • Comer liviano, elegir frutas y carbohidratos
  • Evitar las bebidas alcohólicas, el tabaco y los tranquilizantes
  • Beber mucho líquido
  • Abrigarse

De este modo, no es extraño escuchar a los locales y expertos dar la siguiente recomendación: “beber antes de tener sed, comer antes de tener hambre, abrigarse antes de tener frío y descansar antes del agotamiento”. Y si ellos lo dicen, habrá que hacer caso…

Tratamiento

Pero si el mal de altura ya se hizo presente en el viajero y los síntomas comienza a incomodar, habrá que tomar las medidas necesarias como para contrarrestarlos y poder comenzar a disfrutar de la estadía en el destino.

En caso de que los síntomas se presenten de manera leve, el reposo durante 24 o 48 horas es la manera ideal, siempre que se lo acompañe con una hidratación permanente y con una dieta hiperglucídica. Claro que, muchas veces, no se pueden perder ni 24 ni 48 horas durante un viaje, es por ello que habrá que apelar a otro tratamiento o método.

Una de las opciones es la de tomar mate o té de coca, algo que ofrecen en todos los hoteles o en las excursiones. Se realiza colocando las hojas de coca en una taza de agua hirviendo o bien se pueden comprar las bolsitas en los supermercados como cualquier otra variedad de té. Su sabor es suave y se bebe sin problema, aunque cuando los síntomas son demasiado fuertes probablemente esto tampoco ayude.

En cuanto a la coca otra forma a consumirla es colocando las hojas en la boca y tragar su amargo jugo, o bien consumiendo caramelos hechos en base a este vegetal.

En tanto, ante la falta de oxígeno una opción rápida es colocarse mascarillas de oxígeno. La mayoría de los hoteles cuentan con esta opción para ofrecer a sus huéspedes, los organizadores de las excursiones llevan tubos para atender a sus pasajeros y hasta pueden verse a viajeros llevando su propio tubo.

Pero, sin dudas, la opción más rápida y que hasta puede utilizarse antes de comenzar a sentir los síntomas para evitar el malestar, es la píldora. La misma es de venta libre y sólo basta con concurrir a una farmacia y pedirla. Se toma cada ocho horas y asegura una estadía sin malestares relacionados al mal de altura. Existen un par de marcas aunque si se pretende optar por ellas será mejor estudiar qué tiene cada una y consultar previamente al médico de cabecera. Por lo general suelen llevar Acido Acetilsalicílico, Salófeno y Cafeína.

Quiénes no se debe exponer a gran altura y quiénes deben tener mucho cuidado

Aquellos que no deberían viajar a sitios de gran altitud son:

  • Las personas con enfermedades cardiacas y/o pulmonares crónicas
  • Las personas con anemia
  • Las personas con trastornos de coagulación sanguínea sin tratamiento y aquellos que uenten con un historial de trombosis
  • Las personas que han tenido edemas cerebrales provocados por la altura y edemas pulmonares provocados por lo mismo.

En tanto, aquellos que deben tener muchos cuidados son:

  • Las personas con enfermedades cardiacas y/o pulmonares tratadas y en buen estado general.
  • Las mujeres embarazadas
  • Los niños
  • Las personas con presión sanguínea elevada
  • Las personas con tendencia a la apnea durante el sueño.


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *