Lugares para visitar en Yungay



Un lugar azotado por la fuerza de la naturaleza en la década del 70, ha vuelto a la vida. Se trata de Yungay. Visítalo y quédate encantado con toda su belleza.

yungay-turismo

Ubicado en el departamento de Áncash, en medio de la Cordillera de los Andes, a pocas horas de la ciudad de Huaraz, Yungay se presenta como escenario ideal para una visita, tanto por los recuerdos e historias que encierra, así como por ser punto obligado para quienes se dirigen a la Laguna de Llanganuco, que se encuentra a más de 3000 msnm y que se origina debido a los deshielos de las grandes montañas a su alrededor.

El 31 de mayo de 1970 un terremoto azotó esa zona del país. Esto hizo que un bloque de hielo se desprenda del Huascarán y el alud sepultó a la ciudad de Yungay. Hoy ese lugar ha sido convertido en un gigantesco Campo Santo. Solo se salvó un un grupo reducido de casas y la parte alta del cementerio local, sobre el cual se ha levantado un Cristo Blanco que mira hacia el nevado, como pidiéndole que nunca más provoque una tragedia de tal magnitud. También se ha erigido una réplica de la iglesia local que es visitada por los turistas.

Rutas

La ruta de Lima a Huaraz es asfaltada. En bus se llega, por lo general, en siete horas. En la vía existe un paso de altura: el abra Conococha (4100 msnm). Luego se debe enrumbar a Yungay, que se encuentra 58 kilómetros al sur. Este trayecto se completa en 45 minutos.

Más info

Yungay significa en quechua: ‘vallé cálido’. La razón es evidente para quienes conocen ese lugar: la belleza de sus largas extensiones de vegetación contrasta a lo lejos con sus montañas, como el Huascarán a solo una hora del pueblo. Este nevado, considerado como el más alto del Perú, es un reto para quienes tratan de escalarlo.

Pero no solo los destinos de aventuras están ligados a Yungay. La historia está presente en el Cerro Pan de Azúcar, el cual sirvió de campo de batalla a las Fuerzas Confederadas organizadas por el Mariscal Andrés de Santa Cruz, que propiciaba la reunificación del Perú y Bolivia como un solo país, contra las fuerzas chilenas. Hasta hoy existen armas enterradas, cartuchos de fusiles y ropas de los soldados.

También es importante visitar la Cueva de Guitarreros, donde se hallan evidencias de uno de los más antiguos habitantes del Perú. Los restos datan de aproximadamente hace 8,000 años. En el interior aún se pueden apreciar pinturas rupestres hechas por cazadores que vivían errantemente.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *