Dónde comer alfajores peruanos



Siempre se ha pensado que la creación de este delicioso dulce proviene de Argentina. Pero investigando un poco más, se cuenta que su origen es árabe adoptado y traído por los españoles, el cual por su popularidad fue de las primeras cosas que iban en los almacenes de los barcos que venían a nuestro Continente.

Las primeras referencias de su presencia en América mencionan que son Perú y Venezuela.

Se han adaptado y mejorado, así como ha ido tomando diferentes características con el paso del tiempo. Los más conocidos son los alfajores peruanos y los ya famosos argentinos. Existen también alfajores con versiones particulares en Ecuador, Bolivia, Chile y otros países.

¿Qué es un alfajor?

Es un postre en forma de sándwich, que está formado por dos galletas finas de bizcocho. Los más comunes se rellenan con manjar blanco (dulce de leche), miel o mermelada, algunas llevan en la parte de arriba un poco de coco rallado como adorno, o pueden estar bañadas en chocolate, glaseado o azúcar en polvo.

En Perú la presentación característica es de dos discos de masa de harina horneada y unidos por una capa manjar blanco (dulce de leche). Van cubiertos con azúcar impalpable.

Los hay también de maicena. Existen múltiples ejemplares de este postre, siendo el más destacado, al menos por su tamaño, el King Kong típico del norte del Perú. Hay variedades regionales como el alfajor arequipeño, alfajor moquegano, alfajor de Sayán, alfajor de camote, alfajor de miel, etc.

¿Dónde comerlos?

En Perú hay un sitio icónico en el que se puede disfrutar las variedades que hay de este postre. Si no sabías donde degustar y saborear este manjar, en la región Inca aquí te compartimos esta sugerencia: La Casa del Alfajor.

Uno de los lugares más conocidos en Perú, comenzando en 1987 y teniendo más de 24 años en el mercado, ha llegado a esa fama por tener los mejores alfajores de la región.

Sus especialidades son las de harina, maicena, chocolate, almendra, miel y manzana.

Actualmente cuentan con 8 tiendas en la capital peruana y dos en las provincias de Trujillo y Chiclayo.

Sin embargo, por todo el país puedes encontrar este delicioso dulce. Cada lugar tiene sus propios estilos y métodos de preparación por lo cual vale la pena no dejar de redescubrir el delicioso sabor de los alfajores en cada oportunidad que se presente.

Como siempre, la recomendación es compartirlos ya que así éste y muchos otros platillos saben mejor.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *