Destino para escapar de Lima



Para llegar a Matucana, tomamos la Carretera Central desde Lima, hasta el kilómetro 74, donde un cartel nos indicará que hemos llegado a nuestro destino. El viaje tiene una duración aproximadamente de tres horas. Este hermoso pueblo está ubicado a 2389 msnm y la temperatura oscila entre los 8°C y los 26°C, por lo que es recomendable llevar abrigo para las noches.

Qué visitar
El principal atractivo de este apacible pueblito es la Catarata de Antankallo. Para llegar a ella, se realiza una caminata de 2.5 km desde la Plaza Grau (en el mismo pueblo) hasta la hermosa caída de agua. El camino está lleno de otras pequeñas atracciones, como establos donde comprar la leche más fresca, un pequeño vallecito, un puente rústico y un pequeño bosque de piedras.



Otro de los lugares más visitados de Matucana es el anexo de Marachanca, adonde se puede llegar en auto o haciendo una caminata de una hora. En los alrededores del pueblo se encuentran varias lagunas: la Encantada, las lagunas Gemelas (una hora de caminata) y la laguna Arca. Si quieres conocer un poco de historia, puedes visitar el centro arqueológico de Punsho Punkro, que antiguamente fue un centro administrativo Inca.

Servicios
En Matucana encontrarás diversos hospedajes en las calles principales del pueblo. Los más conocidos son el Hostal Matucana (Jr. Lima 363, a una cuadra y media del parque Miguel Grau), El Paraíso (Jr. Lima 354); y el Hostal Grau, (Jr. Tacna 550).

Los restaurantes se especializan en gastronomía local y ofrecen platos como patasca, pachamanca, cabrito al palo, y platos en base a cuy y trucha.



Canta

Enclavada en la sierra de Lima, Canta no sólo ofrece hermosos paisajes, sino una sabrosa gastronomía que cada día atrae a más visitantes. Además, cada agosto, la fiesta de Santa Rosa inunda de espíritu religioso el pueblo. Conoce cómo disfrutar al máximo de este destino.

Cómo llegar
Desde Lima, la mejor forma de llegar es tomando un bus en la Av. Túpac Amaru o conduciendo hacia la Panamericana Norte. Desde allí se cruzan varios distritos del Cono Norte, para luego pasar por un área de cultivos, y tras un viaje de dos horas y media, arribamos al destino.

Qué hacer
A unos minutos de Canta se encuentra el pueblo de Santa Rosa de Quives, donde Santa Rosa de Lima, la santa peruana más ilustre vivió. Si bien el mes en que más visitantes llegan aquí es el de la festividad: agosto, es común ver devotos durante todo el año.

Si te estás iniciando en la práctica de las caminatas, te pueden interesar los petroglifos de Checta. Este sitio arqueológico alberga unas 450 figuras en piedra. Para visitarlas hay que subir unos pequeños cerros en una caminata corta y poco exigente.

La cereza del pastel está en Obrajillo, a tres kilómetros de Canta. Aquí se puede acampar, pasear en caballos y sobre todo, disfrutar del hermoso paisaje. No te olvides de visitar su bella iglesia, que le da un toque especial al pueblo.

Restaurantes y servicios
El ingrediente estrella de la región es la trucha, con la que se preparan infinidad de platillos. También encontrarás varios platos características de la sierra como la sopa de mote, patasca, sopa canteña, puchero y otros tantos elaborados con cuy.

La infraestructura hotelera está bastante desarrollada, es fácil hallar simpáticos hoteles y hasta lugares para acampar, todo depende del tipo de viaje que quieras planificar.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *