Conociendo las artesanías de Cusco e Ica



En uno de nuestros anteriores post sobre el Cusco te contamos sobre los talleres de cerámica de San Blas, los hermosos tejidos de Urubamba y los finos trabajos de platería. En esta ocasión, nos vamos a Paucartambo y la ciudad imperial para conocer otras artesanías, y nos damos una escapadita a la ciudad de Ica, ubicada al sur de Lima.

Las máscaras de Paucartambo
La tradición artesanal de las  máscaras de Paucartambo combina una serie de técnicas que enriquecen enormemente el producto final. La imaginería, la pintura, la escultura e inclusive la restauración se mezclan en estas obras.
Las coloridas máscaras son utilizadas por virtuosos danzantes en las fiestas más importantes, por ello es condición que estas reflejen el carácter de su pueblo. El mejor lugar para conocer este arte es el mismo pueblo de Paucartambo, a 100 km de la ciudad del cusco.

En este pueblo, uno debe conocer los talleres de los hermanos Isaac y Eliseo Carbajal Ponce, quienes mantienen viva esta tradición. Otro paucartambino dedicado a las máscaras es el señor Santiago Rojas, cuyo taller se puede visitar en el barrio de San Blas, en la ciudad del cusco.

La pintura de la escuela cusqueña
Aunque la pintura de la escuela cusqueña tuvo su máximo esplendor en la época colonial, hoy en día este arte se sigue cultivando. Las representaciones más importantes de este tipo de pintura son los cuadros religiosos y de santos católicos.

En la ciudad imperial del Cusco, una de las familias más notables dedicadas a esta disciplina son los Chávez Galdós. Ellos aún mantienen la vieja de tradición en que cada cuadro es elaborado por varias personas, así cada una se especializa en una sección del mismo.

Artesanos del sur: Ica y Chincha
Además de ser expertos en Pisco, los iqueños también resaltan por sus obras en cerámica; en las que muchas veces se logran réplicas idénticas a los trabajos prehispánicos de las culturas Nasca y Paracas.

Los pueblos dedicados a este arte son Parcona, Collazo y Garganto, donde se elaboran pequeñas botijas. En ellas se embotella el mejor pisco y además resulta un bonito recuerdo de la región.

Cambiando de rubro, en el distrito de Grocio Prado, en Chincha, los artesanos se especializan en materiales como el junco, la totora y la caña. Con la fibra de estas plantas, tejen canastas, sombreros, carteras y sillas. Las que se pueden encontrar en el mismo distrito, muy cerca a la casa de la Beata Melchorita, famosa patrona del lugar.

Así termina este recorrido por la riqueza artesanal de nuestro país. Si quieres seguir conociendo más sobre nuestras ciudades y regiones, regresa pronto a leernos. ¡Hasta el próximo post!



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *