Conoce y visita los balcones de Lima



Muchos de los que escriben sobre Lima están de acuerdo en la belleza de sus Balcones del Casco Histórico de la ciudad. Basta mirarlos para empezar a imaginar las historias y las muchas leyendas que se han construido sobre la vida de sus habitantes, motivando el interés por adentrarse en estos espacios.

No existe una fecha exacta en la que se inicia la construcción de los Balcones, pero varios autores están de acuerdo en que son de origen prehispánico y que constituyeron un elemento primordial en la arquitectura limeña desdel siglo XVI en sus diferentes estilos.

El arquitecto Harth-Terré, señala que en 1555 ya existían, pero se trataba más bien de ventanas con celosías. Y según Agüero, no se sabe a ciencia cierta en que momento el balcón de celosía pasó a ser parte relevante del escenario arquitectónico de Lima, pero ya en el siglo XVIII, en la Lima Virreinal, ya era habitual su uso como lo conocemos.

La celosía, según la Real Academia Española (RAE) es un “Enrejado de listoncillos de madera o de hierro, que se pone en las ventanas de los edificios y otros huecos análogos, para que las personas que están en el interior vean sin ser vistas”.

En este contexto, Pedro Hurtado, autor de “Entre torres y balcones: La imagen de la Lima virreynal”, comenta que Lima partió como una ciudad austera, pero desde mediados del siglo XVI fue adoptando una fisonomía de ciudad andaluza, creada por la añoranza de los españoles que pretendían rememorar Sevilla con sus balcones, cancelas, ventanas con rejas, patios con flores y zócalos de azulejos.

En su libro”Calles el el aíre” los balconesde madera en la Ciudad de los Reyes”, Yolanda Fernández señala por otro lado, que, los balcones limeños tienen un importante parecido con las mashrabiya de Egipto, Damasco y Constantinopla, tanto en su construcción como en la atmósfera que generan. Es por eso que se le atribuye un “aspecto oriental” a la capital peruana.

Entre los tipos de balcones más destacados se pueden citar:

– Balcón abierto, que sólo cuenta con una baranda sobre la plataforma y está descubierto
– Balcón raso que no sobresale de los muros de la fachada, no tiene plataforma y la baranda no sobresale de la estructura
– Balcón de cajón, es una variación externa de los corredores volados de madera de los patios limeños, pero este está cubierto por las discretas celosías

Si duda alguna, que cada uno de los Balcones, con arquitectura, colores y momento histórico, casi de manera natural estimula la curiosidad por conocer sobre las formas de vida de las personas y sus interacciones que estos espacios propiciaban, ya sea en la relación individual con el Balcón y/o las relaciones entre las personas al interior o exterior del mismo y como en conjunto daban sentido e identidad social a la convivencia de aquella época.

Tan importante es la presencia de los Balcones que entre 1996 y 1998, las autoridades de Lima implementaron el Plan de Recuperación del Centro Histórico de Lima, invitando a instituciones públicas y privadas a “adoptar” un balcón. Eso consistía en cubrir los gastos de su restauración, protegiendo su aspecto, materiales y espíritu.

Y sin negar la importancia y la belleza arquitectónicas de todos estos balcones, se mencionan como algunos de los más emblemáticos a: La casa de Pilatos; el Palacio Torre Tagle, la Casa del Oidor, el Palacio Arzobispal y el Palacio de Osambela.

Alrededor de estos Balcones, fueron cambiando las personas, la sociedad y por tanto los significados que se han ido construyendo alrededor de ellos; cambian las historias, porque ha ido cambiando la dinámica de sus habitantes (sus propias historias), el destino de uso y las nuevas proyecciones que el contexto les fue dando y les da a estos espacios. Sin embargo, la belleza de su arquitectura, aunque variada, permanece y cualquier persona que los admire, le otorgará las cualidades de Balcón.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *