Conoce la Casa de Osambela en Lima



 Destacada del resto de las construcciones limeñas de principios del siglo XIX por su color azul añil, la Casa de Osambela es sede del Centro Cultural Inca Garcilaso de la Vega.

casa-de-osambela-turismo

También conocida como Casa Oquendo fue declarada Patrimonio Nacional en 1963. Conserva un estilo arquitectónico francés rococó y posee una rica historia. La casona, que data de 1805, es la más grande del Centro Histórico de Lima y destaca por su amplia fachada y balcones de excelente calidad.



Las denominaciones de Osambela y Oquendo la adquiere por los nombres de las familias que la habitaron desde su construcción hasta 1941. Por ejemplo, su edificador y primer inquilino fue Don Martín de Osambela, banquero y naviero, nacido en 1754, en Navarra, España, quien llegó a Lima en 1774. Actualmente el ingreso del público en general es gratuito de lunes a viernes de 9 a.m. a 4 p.m y al interior hay un equipo de guías turísticos, quienes describen la historia e importancia de este recinto. Halla mayores datos en más info.

Rutas

 La Casa de Osambela está en el Centro de Lima, más precisamente en el Jr. Conde de Superunda 298, a dos cuadras de la Plaza Mayor.

Más info

La residencia brinda a los espectadores particularidades como la distribución de sus ambientes en forma paralela a la calle al igual que sus patios, lo cual hace que su fachada sea lo suficientemente extensa para albergar cinco balcones de cajón del estilo Luis XVI. También posee cuatro pisos que concluyen en un mirador de planta octogonal, donde Martín de Osambela observaba los barcos que llegaban al puerto del Callao.



En el primer piso se encuentra el patio principal, notable por su sobriedad y la magnífica escalera que conduce al segundo piso. Además, hay un segundo patio que data del siglo XVIII al que se llega a través de un pasadizo estrecho.

Durante la firma de Actas de la Independencia del Perú, el General Don José de San Martín llegó a Lima y fue alojado en esta vivienda por invitación de Osambela. Además, se convirtió en el lugar preciso para los festejos correspondientes de la fecha.

Luego de la emancipación, debido a la persecución por parte del ministro Monteagudo, Osambela se refugió en el Castillo del Real Felipe, en el Callao, hasta su muerte en 1825. Por ello, la familia rentó las diversas instalaciones y se convirtieron en locales comerciales y viviendas. La ganancia obtenida fue para la supervivencia de la viuda e hijos hasta 1850, año en que perdieron todo a raíz de un fallo desfavorable de un juicio.

En 1854, la casa fue adquirida por el abogado limeño José de Oquendo, quien la habitó hasta su fallecimiento en 1892, concediendo la propiedad a sus dos hijas: María Rebeca y María Sara. Tras fracasar el matrimonio de la primera con el diplomático chileno Joaquín Subercasseaux, ella decidió retornar a Lima y así al inmueble se le denominó ‘Casa de Oquendo’.

La residencia sirvió de sede de la Empresa Nacional de Turismo del Perú (Entur-Perú) y, el 11 de septiembre de 1979, se convirtió en local del Centro Cultural Inca Garcilaso de la Vega. Fue restaurada entre 1982 y 1985 por el arquitecto Niño de Guzmán, respetando su color original.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *